UNA MEMORIA EN CONSTRUCCIÓN: DESNUDANDO LA ALEATORIEDAD DEL PROPÓSITO

Una memoria en construcción, de Santiago Villarreal, resulta un cortometraje bastante inusual y particular en la forma de abordar la teatralidad abstracta y el verdadero significado del desnudar como acto de despojar lo sentido, lo vivaz y reactivo de las acciones. Partiendo desde una mirada bella de la apertura artística hacia el prójimo, hasta lo más recóndito y oscuro del ser humano.

La historia nos presenta una premisa que parte de la ambigüedad del propósito, de la dirección de los eventos y  del actuar de nuestros personajes. Se muestra como una dualidad resultante que nos da pauta de libre interpretación de los sucesos que se mostrarán en pantalla.

El corto fácilmente lo podríamos dividir en tres secciones; la primera, siendo la que parte la búsqueda de nuestros personajes y qué tipo de rumbo se quiere trazar. La segunda parte siendo una densa atmósfera resultante de una mirada caótica, casi trágica de la delincuencia latinoamericana. Y cómo el acto de desnudar al ser tiene un trasfondo bastante turbio para este tipo de ambientes, más feroz, carnal y sin límite.

Mismo segundo acto me resulta el más contrastante de todos, por su forma vivaz de ambientar esa atmósfera roja, que nos induce a través de esa iluminación roja vibrante en sus altas luces y gradaciones de sombras difusas y duras, con una distorsión de la imagen que crea sus planos e identidad visual de la realidad torcida en la que se vive. Agregado a una ambientación musical que recuerda a un techno rave underground.

 Recuerdos densos a ciertas secuencias del largometraje Climax (2018), de Gaspar Noé. Referencia que disfruté vivir nuevamente con esta mirada de ambigüedad e incertidumbre del objetivo del momento y de lo agobiante en este tipo de ambientes altamente estimulantes, resonantes y vibrantes.

En el caso del tercer arco, me resultó una experiencia totalmente fuera de tono a la pasada, en la que brillaba el caos, la barbarie y lo carnal feroz de los bajos mundos.

En éste se limita sólo a embellecer nuestros ojos con un teatral performance, que nos perpleja ante una rimbombante secuencia danzal en pareja. Ofreciéndonos una perspectiva vivaz de una desnudez no sólo como acto físico, sino como de un acto valiente de despojar nuestras barreras psíquicas del libre ser, y se da paso a una unión que trasciende el ser material, la proyección al otro con su arte, sin mostrar censura alguna de la libertad del espíritu. Misma experiencia se vuelve endulzante con una musicalización de guitarra acústica, retadora, confrontativa, seductora y satisfactoria para los oídos. 

Sin lugar a duda, percibo que este cortometraje nos ofrece los dos lados de la moneda en cuánto a qué rumbos nos deja elegir, y darles subjetivamente el significado que más nos parezca viable, dependiendo del mood en el que uno experimente. Una experiencia bastante inusual, que fractura, deconstruye la forma de escribir y de mostrar esa ambigua abstracción de incertidumbre del destino de la historia. Un cortometraje que abre pauta a que uno idealice su propia historia a lo largo del relato.

Escrito por: Dantyko Rose

https://www.instagram.com/dantyko.rose/